Abrir publicación

ILUSTRACIONES PARA EL NACIMIENTO-Luis Eikki y el poder del oso

Ilustraciones para el nacimiento

Una ilustración más, esta vez para celebrar la venida de una nueva vida.

Desde que fuí mamá me encanta hacer este tipo de ilustraciones, dibujos llenos de mensajes figurativos y energéticos para el bebe que acaba de llegar. Son dibujos que aparecen de la conexión con «aquello» que está en otro espacio y otro tiempo,  que llegan a la mente cuando en mi corazón resuena el nombre del pequeño que va a venir o acaba de llegar.

Cuando alguien me encarga una «ilustración para el nacimiento», le pido que me cuente, que me hable de los padres, de cuándo llegará el bebe, del significado del nombre… y con todo ello se crea la magia de la inspiración, para que el pincel sea el traductor en el papel.

En este caso Luis Eikki el poderoso (Ekki significa poderoso en finés), está acompañado por el poder del oso, el animal más sagrado de la mitología finlandesa y navega sobre las olas impulsado por el viento.

Ilustraciones para el nacimiento. Fotografía: Diana Nieto Blázquez

 

 

EL PODER DE LAS PALABRAS

La coherencia en la palabra.

¡Alegría!, ¡Tristeza!

Realiza una pequeña experiencia.

En un lugar tranquilo…
Cierra los ojos, haz tres respiraciones profundas y repite tres veces la palabra ALEGRÍA, visualiza en tu mente la palabra alegría y concéntrate en tu cuerpo, en como te sientes, en que sucede dentro de ti, en lo que te viene a la mente.
Ahora…
Cierra los ojos nuevamente, haz tres respiraciones profundas y repite  tres veces la palabra TRISTEZA, visualiza en tu mente la palabra tristeza y concéntrate en tu cuerpo, en como te sientes, en que sucede dentro de ti, en lo que te viene a la mente.
¿Has notado algo diferente?…Pues sólo son palabras
Cuando utilizas la palabra activas en tu cerebro y en el del que escucha, determinados circuitos cerebrales, que se refuerzan mediante la repetición. La activación de estos circuitos cerebrales, se traduce en reacciones fisiológicas mediante la producción de hormonas, neurotransmisores,  agentes inmunológicos, etc….así las palabras se materializan en nuestro cuerpo, actúan en nuestro cuerpo. 
¿Qué puede suceder cuando a alguien le dicen ¡Gordo!?. Normalmente, se reafirma su gordura, se activa el circuito cerebral que le hace engordar, su cuerpo traduce la palabra, la materializa. El efecto también funciona en sentido positivo.
Es importante que seas consciente de como hablas, para poder «crear realidades» positivas. Ten  en cuenta que a nuestro cerebro le cuesta procesar conceptos como el SI o el NO.

Pongo un ejemplo, relacionado con el párrafo anterior. Si la persona que recibe la palabra gordo, se dice constantemente, «no quiero estar gordo», esta frase, probablemente active con más facilidad el circuito cerebral para engordar, porque la palabra gordo es la que podemos imaginar, visualizar. En este caso para contrarrestar el efecto, tendríamos que utilizar una  frase alternativa, «quiero estar delgado» o mejor aún, «estoy delgado».

Si quieres profundizar más en el tema, te invito a ver este pequeño vídeo en  el que se describe, como una parte de la ciencia, intenta explicar el efecto de la palabra sobre la materia. MASARU EMOTO.
Empieza a ser consciente de lo que hablas y como lo hablas, porque la PALABRA TIENE PODER
Seas creyente o no, te invito a reflexionar con  esta frase de la Biblia: «En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.». Puedes considerárlo únicamente como una enseñanza del saber popular o ¿cómo algo más?.
 Gracias por permitirme compartir

Diana Nieto Blázquez